5 cosas que he aprendido gracias a cocinar

Desde hace varios años preparo mi almuerzo para llevar al trabajo. Esto ha sido así porque no tenía lugares cercanos donde comprar comida, como para ahorrar dinero. Aunque debo decir que en la actualidad es más por gusto, tanto así que comencé junto a mi esposa un blog de cocina llamado Hoy comimos.

Durante estos años de cocinar para mi y para otros, he aprendido varias cosas interesantes que me gustaría compartir con ustedes en este post. Algunas son cosas de productividad, otras son de finanzas, y algunas simplemente son lecciones de vida que tal vez les sirvan.

Encontrarle el gusto a las cosas es la clave para formar un nuevo hábito

Si usted cocina solo por alimentarse, no solo le costará más acostumbrarse a cocinar todos los días, sino que su frustración probablemente se transmita al sabor de la comida. Hay que encontrarle el gusto a la cosas que uno hace para disfrutarlas al máximo cuando se hace y así formar nuevos hábitos. Uno puede enfocarse en los beneficios en salud o de ahorro de cocinar, o simplemente en comer rico y divertirse haciéndolo.

Esto aplica para cualquier hábito o actividad que uno quiera empezar a realizar, desde hacer  ejercicios, leer más a menudo, aprender algo nuevo, etc.

Planear por adelantado es 50% del éxito de hacer algo

Aunque no lo parezca, hay muchas que planear cuando uno cocina a diario. Uno debe pensar en tener todos los ingredientes a mano, asegurarse de tener el tiempo necesario para la preparación de la comida y hasta como llevarse la comida al trabajo.

La lección es que no importa que tan sencillo sea lo que uno quiera hacer, siempre es mejor dedicar un momento a pensar y planear todo lo que ocupa y tiene que hacer. De esta forma nos evitaremos sorpresas de camino porque olvidamos algo esencial.

Disfrutar y concentrarse en el momento

Cocinar puede ser, como cualquier otro hobbie, una forma de meditación y de combatir el estrés del día a día.  Cuando uno está cocinando, toda la atención debe estar en lo que se está haciendo para evitar cometer errores como quemar algo o agregar más sal de la cuenta. No hay campo para pensar en lo que pasó en el trabajo o las cosas que hay que hacer mañana.

Hacer un lado las preocupaciones y enfocarse en el momento es la clave de la meditación. Por esto es que cocinar puede ayudar montones a combatir el estrés, siempre que se tenga la actitud correcta.

La diferencia entre ahorrar y gastar de más está en cada cosa que compremos

Todo el mundo siempre dice que llevar comida es más barato que comprar. Esto es cierto siempre y cuando uno tenga el cuidado de ir al supermercado con una lista de qué comprar, basado en un menú para la semana,  y comprar únicamente las cosas de la lista. De lo contrario uno terminará comprando cosas de más, o cosas más caras que no agregan ningún valor.

Cada artículo que uno meta en el carrito de compras, por más pequeño que sea, es una decisión que suma al ahorro o al gasto. La solución a este problema es como les decía anteriormente, planear por adelantado el menú de la semana, y enfocarse únicamente en los artículos necesarios para el menú.

Invertir en las herramientas adecuadas es necesario, pero se debe hacer con cuidado

Tener las mejores herramientas para cocinar o cualquier actividad en general, no solo mejora la calidad de los resultados, sino que ayuda a que la experiencia sea más placentera. Esto a su vez ayuda a que la actividad se vuelva un hábito más fácilmente.

Sin embargo, se debe tener cuidado en invertir solamente en lo que realmente se necesita y que realmente dará un valor de vuelva. En la medida de lo posible, es mejor evitar gastar en lujos o caprichos que nunca usaremos o que no hacen diferencia en la actividad.

Finalmente, la mayor lección que he aprendido de cocinar para mi y para otros es a apreciar la comida y el trabajo que esta conlleva. De nada vale invertir 1 o 2 horas cocinando algún platillo delicioso si se va a comer con prisa y sin disfrutarlo. Tomar el tiempo para disfrutar la comida, y agradecer a quien la preparó y sirvió es de esas pequeñas cosas que creo hacen el mundo más agradable para todos.

¿Cuál creen ustedes que es un lección de vida que han aprendido de cocinar o cualquier otra actividad que realizan a diario? Pueden contarme en los comentarios y nos leemos pronto.

 

3 comentarios en “5 cosas que he aprendido gracias a cocinar”

  1. HOLA, ACABO DE LEER TU POST, CREO QUE ES INTERESANTE LO QUE DICES, ACERCA DE COCINAR PARA UNO MISMO, YO TAMBIÉN COCINO PARA MI POR QUE ME GUSTA Y PARA MI FAMILIA EN OCASIONES, SOY UNA MUJER SOLTERA ASÍ QUE MUCHAS VECES ME FALTA MOTIVACIÓN PARA HACERLO, PERO DEFINITIVAMENTE ES LO MEJOR, YA QUE UNO LE PUEDE PONER LOS INGREDIENTES QUE MAS LE AGRADEN O QUITAR LOS QUE MENOS NOS GUSTEN ADEMAS DE QUE ES RELAJANTE Y MARAVILLOSO.

  2. De hecho es mejor si uno no es experto, más divertido y se aprende más. Claro voy a meterlo en la cola de post pendientes jaja 😀

  3. Uno no es que sea un chef de renombre mundial a la hora de cocinar, pero si he aprendido de ellos (y obvio de la experiencia personal) que aunque tengamos una receta en mente a veces hay que dejarse llevar por el instinto y/o la curiosidad y experimentar con nuevos sabores o combinaciones. En otras palabras, ¡improvisá y sorprendéte!.
    Genial post mae. Sería genial que nos regalaras un listado de los utensilios de cocina que todos los cocineros newbies deban tener en casa (y si no es aquí, en Hoy Comimos).

Deja un comentario