Como organizar un presupuesto personal

Hay pocas cosas que a la gente le da taboo hablar, por más abiertos que sean, y una de ellas es el dinero. El dinero es control, el dinero es lujo, el dinero es desperdicio y es malo. Estas son algunas de las ideas con las que muchos nos criamos, y sin embargo saber manejar el dinero debería ser una habilidad inculcada a todo el mundo antes de empezar la vida adulta.

Sin embargo nadie nace aprendido, y aunque tampoco nadie aprende por cabeza ajena, estos son algunos de los puntos y consejos que he aprendido por cuenta propia desde que empecé a tomar control de mis finanzas. 

Materiales y herramientas 

Existen miles de apps de presupuesto, desde super especializadas hasta el viejo confiable Excel. Sin embargo la mejor herramienta para empezar es un cuaderno y un lapicero.

Escribir las cosas a mano ayuda al inicio para tener más conciencia de los números y montos de los que se está hablando. Colores y stickers pueden ayudar si decorar las cosas es algo que les guste, pero igual la clave es sencillez y facilidad de leer y de anotar.

Otra cosa super necesaria son los estados de cuenta de las tarjetas o cuentas de ahorro de los últimos 3 meses como mínimo. A veces es muy difícil recordar de memoria donde se gastó dinero, así que tener la lista oficial es siempre una gran ayuda.

Paso 1 – Ingresos 

Esto puede sonar innecesario, pero es un paso indispensable para poder hacer un presupuesto. 

Si usted es trabajador fijo, anote la fecha en la cual se le paga su salario por mes o quincena y el monto. Si usted es trabajador independiente, calcule el promedio de entradas que ha tenido en los últimos 6  meses. Esto es para tener una línea base para empezar, pero ajustes mes a mes siempre serán necesarios.

Paso 2 – Inventario de deudas

Haga un listado de todas las deudas que tiene, desde préstamos y tarjetas de crédito, hasta deudas con familiares y entidades no financieras (tiendas y comercios). Para cada deuda anote el total adeudado, la fecha en la cual se cancelaría el total, el interés que paga la deuda y la fecha del mes en la cual se debe hacer el pago. 

Paso 3 – Gastos mensuales fijos 

Gastos fijos incluye todas esas cosas que paga una vez al mes, desde servicios públicos como agua, luz y teléfono, hasta gimnasio, Netflix/Spotify, cable e internet.  Para cada uno anote la fecha del mes en la que debe ser cancelado y el monto correspondiente. 

Paso 4 – Gastos mensuales variables

La diferencia de los gastos variables es que se pagan múltiples veces al mes, y no suelen ser el mismo monto mes a mes. Más que anotar cada gasto, la idea es anotar las categorías de los gastos, por ejemplo salidas, transporte, comida, supermercado y cualquier otro tipo que gasto que pague varias veces al mes.  Para cada categoría de gasto anote el promedio que ha gastado en los últimos 3 meses.

Paso 5 – Gastos anuales o similares

Hay gastos que llegan por “sorpresa”, pero en realidad ya se sabe que hay que hacerlos pero  siempre los olvidados. En estos casos hay cosas como mantenimiento de carro, citas médicas agendadas, subscripciones anuales o trimestrales etc.

Para cada de uno estos gastos anote la la fecha en la cual se hace el pago, el monto total y el monto dividido por el número de meses entre pagos, es decir dividido entre 12 si es un pago anual, o entre 3 si es un pago trimestral.

Paso 6 – Suma y resta

Antes de este paso, repase una vez más la lista de gastos y asegurase que anotó todos los gastos que tiene mes a mes. De ser necesario repase los estados de cuenta y revise que nada haya quedado por fuera.

Sume el total de gastos y réstelo a la suma de ingresos que se hizo en el paso 1. Si el resultado es positivo, felicidades gana suficiente para cubrir sus gastos y le sobra algo para adelantar deudas o para ahorrar (más de este tema en otro post). Si el resultado es cero, gana lo suficiente para sus gastos, más no hay espacio para ahorrar o en caso de emergencia.

Si el resultado es negativo, quiere decir que está gastando más de lo que gana, y por ende hay que hacer recortes en gastos que no sean obligaciones o deudas. Normalmente la idea es recortar o eliminar los gastos mensuales variables primero, y después eliminar o recortar los gastos anuales hasta que el monto faltante sea 0 o mayor a cero.

Paso 7 – Asignación 

Una vez hechos los recortes posibles, la lista de gastos se vuelve la plantilla para hacer el presupuesto cada mes.  Si su pago es por quincena, agrupe los pagos en primer y segunda quincena, de modo que la fecha de pago no se pase y los montos sean similares. Una técnica valida también es dividir pagos muy grandes entre las quincenas, de modo que en cada quincena se saca una parte en vez de pagarlo en su totalidad en una sola quincena y así quedar más balanceado en términos de gastos.

Cada vez que le paguen, empiece una nueva página del cuaderno y anote los gastos que corresponden por mes, o a la quincena, y el monto de cada uno de ellos.  Empiece anotando las deudas, luego los gastos fijos, luego los gastos mensuales variables, empezando desde los que no pueden ser recortados, y finalmente los gastos anuales o periódicos. Después de anotar cada gasto asegurase que no ha sobrepasado el monto del pago recibido.

Si sobra dinero puede o asignarle más a alguna deuda o dedicarlo a un rubro de ahorro para futuro o emergencias. Si falta dinero debe buscar como recortar gastos o moverlos para la siguiente quincena de modo que todos los gastos sean cubiertos sin sobrepasar el monto que ingresó.

Seguimiento diario y ajuste

Después de realizar los pasos anteriores el presupuesto del mes o quincena estaría listo. Sin embargo la parte más importante de un presupuesto  es la que sigue después de el presupuesto está listo, y es el seguimiento y ajustes diarios.

Saque un momento todos los días para anotar los gastos que ha hecho bajo la categoría correspondiente. Si el gasto fue menor a lo presupuestado, deje el dinero asignado ahi para que el monto que debe asignar el próximo mes sea menor, y así empezar a crear un sobrante para usar en deudas o ahorros. Si el monto fue mayor, rebaje y resigne de los demás gastos para ajustar.

Es super importante que ajuste todos los días el presupuesto basado en los gastos incurrido, de modo que al día siguiente tenga claro cuanto puede gastar en los diferentes rubros. La idea es pensar antes de hacer el gasto si aún queda disponible para esa categoría, no si hay saldo en la cuenta de ahorros. Lo anterior es para quitarnos la idea que porque hay dinero en la cuenta se puede gastar, cuando en realidad ya está comprometido para gastos futuros. Tener una versión reducida del presupuesto puede ayudar si le es difícil recordar los disponibles cuando debe tomar una decisión sobre hacer un gasto o no.

Ya para terminar, es muy importante la constancia en el uso y actualización del presupuesto plantilla. Esto implica actualizar los montos de gastos mensuales si algo se ha podido reducir o si una deuda ha sido cancelada. También es bueno comprar al menos una vez por semana los gastos realizados con los estados de cuenta, para comprobar que no se han quedado gastos sin registrar que pueden afectar el monto disponible por categoria.

Si tienen alguna duda o consulta me pueden dejar un comentario, comentarme en mi twitter @juanfrandiazcr, o incluso enviarme un correo si no quieren ponerlo públicamente.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.