El teléfono supercomputadora

En diciembre del año 2008 empecé a trabajar como programador en una empresa de consultoría. Me dieron una laptop Dell D630 (Ver más) que se convirtío en mi machete de trabajo por los próximos 3 años, y que aún conservo conmigo.

Esa computadora era la mejor computadora para desarrollo en su momento. Tenía suficiente espacio en disco duro (120GB) para guardar todo lo que ocupaba , suficiente memoria RAM (2GB) para ejecutar múltiples programas y ambientes de desarrollo sumamente exigentes y un procesador súper potente (Dual core 2.0GHz) capaz de ejecutar los procesos más pesados

En esa computadora hice algunos de los desarrollos más exigentes en cuanto a complejidad y procesamiento requerido de toda mi carrera, sin tener ni un solo problema de rendimiento. Creo que por eso le tengo tanto cariño y aún la uso como mi computadora personal.

Ayer y ahora

Hagamos un breve repaso de los teléfonos principales (flagship dicen los elegantes) de cada marca que están actualmente en el mercado.

  • iPhone 6 plus: Anunciado en setiembre del 2014, dual core 1.4Ghz, 1Gb memoria RAM
  • Nexus 6: Anunciado en octubre del 2014, quad core 2.7Ghz, 3Gb memoria RAM
  • Samsung Note 3: Anunciado en Septiembre 2014, quadcore 2.7Ghz, 3Gb memoria RAM

De esta pequeña lista, donde obvio no se incluyen cosas como cámara, redes, espacio en disco, batería y etc, podemos ver que la mayoría ya sobrepasa lo que en antes era considerado una laptop de alto rendimiento para desarrollo de software. Este hecho es lo que mucha gente denomina como la era post-PC.

Y esto provoca que me pregunte: ¿Es realmente necesario un teléfono con tanto poder de procesamiento?

¿Necesidad o superficialidad?

Muchas cosas han cambiado en el mercado de los teléfonos celulares del 2008 a la fecha. La popularización de tecnologías como la pantalla táctil, cámaras de fotografía y video incorporadas, las redes de internet móvil de alta velocidad, el boom de aplicaciones para celulares, el multitasking, y el refinamiento de juegos para teléfonos han hecho que poco a poco la barra que define cuando un teléfono tiene suficiente poder de procesamiento subido con el paso de los años. Lamentablemente, otras tecnologías como la capacidad y potencia de las baterías no han visto el mismo crecimiento e innovación, por lo que a veces los usuarios terminan sintiendo sus teléfonos como “incompletos”.

Adicionalmente a eso, el ser humano siempre quiere tener el mejor, el mas grande, lo cual ha sido aprovechado por las diferentes empresas, para crear cada vez productos más potentes, pero no necesariamente, mejores. Puede ser que para el usuario principiante o básico, una diferencia de número en el tema de potencia no se tan notoria, pero para el usuario especializado si puede marcar una diferencia significativa en cuanto a la experiencia que tenga con su teléfono. Y a como pasa el tiempo, cada vez son más los usuarios especializados que los usuarios básicos.

Para terminar, el poder de procesamiento de los teléfonos celulares ha venido creciendo a lo largo de los años, parte por necesidad y parte por mercadeo. Que tanto ese procesamiento sea aprovechado o desperdiciado depende del uso que vaya a darle cada usuario, por lo que nunca debería ser el único factor, o el factor principal a la hora de seleccionar un teléfono. Pero ese es un tema para otro post próximo…

¿Creen ustedes que el poder de procesamiento hace una diferencia en el uso que hacen a sus teléfonos? ¿O creen que tienen un teléfono que no está siendo utilizado al máximo? Me encantaria saber que opinan en sus comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.