photo of pathway surrounded by fir trees

Volver a empezar… otra vez

Motivation gets you going, but discipline keeps you growing

John C. Maxwell

A finales de febrero del 2020 estaba en mi mejor forma física y mentalmente. Tenía ya casi un año de ir cinco días al gimnasio, estaba en terapia con alguien con el enfoque que yo había estado buscando, tenia mis finanzas bajo control y estaba empezando a crear un fondo de ahorro.

A mediados de Marzo del 2020 se declaró el inicio de cierres y medidas de contención de la pandemia del COVID en Costa Rica. Dejé de ir al gimnasio por miedo al contacto y poco después dejé de hacer ejercicio del todo.

Bastó que dejara de mis hábitos para que el resto de mis rutinas se viniera abajo. Al no tener que ir al gimnasio ya no tenía razón para levantarme ni acostarme temprano, así que perdí mi horario de sueño y por ende pasaba el día con menos energía. Dejé de llevar registro de mis gastos y presupuesto, y si bien no recaí en deudas grandes, no tenia el mismo control de antes con la paz mental que eso me daba. No llevar registros de mis gastos sumado a no ir al gimnasio hizo que me abusara de pedir comida express, así que rápidamente perdí masa muscular y recuperé todo el peso que había perdido.

Esta conexión entre hábitos y rutinas aparentemente desconectados se conoce como encadenamiento de hábitos, y es un proceso complemente inconsciente pero sumamente poderoso.

En el último mes empecé a dar los primeros pasos para intentar salir de ese hueco físico y mental dónde sentía que estaba. Dejar atrás la enorme culpa por haber descuidado y volver a dar el primer paso se siente más díficil que cuando lo di la primera vez. Tal vez se debe a que la primera vez no tenia expectativas, mientras que ahora quiero empezar y volver de una vez a donde estaba antes, lo cual obviamente no va a pasar tan rápido. Esto hace que cada primer paso se sienta insuficiente o sin valor. Tampoco se puede olvidar que estamos en medio de una pandemia global, donde ya se empieza a sentir el cansancio del encierro y de estar preguntando todos los días «y como para qué?».

Aún estoy muy lejos de volver a tener una rutina constante, mucho más lejos aún de volver a como estaba antes. Pero todos los días trato de no ver demasiado adelante, enfocarme en que cosas puedo hacer para avanzar aunque sea un poco. Y sobre todo, tratarme con compasión y comprensión, no reclamarme por haberme resbalado ni por no hacer lo suficiente. Al fin y al cabo yo si no dejaría que un desconocido le reclamara por eso a alguien cercano, ¿Porque yo tendría que dejar que mis reclamos a mí mismo sean así?

Támbien trato de recordar diariamente, que como dice la cita que puse al inicio de este post, la motivación requiere de disciplina para avanzar constantemente. Lo importante es avanzar todos los días, aunque sea un poco, pero siempre seguir.

Este post lo escribí más para mí mismo, para ordenar mis pensamientos y como me sentía. Pero si alguien se ha sentido igual, ha perdido rutinas y hábitos que quiera recuperar, por favor cuentenmen en los comentarios y tratemos de apoyarnos mutuamente en virtual y en real.

Un comentario en “Volver a empezar… otra vez”

  1. Esto me describe a la perfección, gracias por compartirlo! Considero que lo más difícil es ser compasivo con uno mismo. Ya que, en mi caso, ser súper exigente es lo que me había llevado a las rutinas que mencionas. Justamente espero que mañana sea mi primer día…otra vez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.